Google, Dios, la religión y los políticos

2 Sep

Tengo que confesar que no sé exactamente lo que es más grave: definir a Google como una especie de Dios o compararlo con la religión.

Algunas personas piensan que Dios existe gracias a sus creyentes. No existiría si no hubiera nadie para “deificarlo”.

Algunas personas piensan que una religión es buena por el número de sus creyentes.

Mucha gente piensa que los políticos son responsables de todo.

En los tres casos, el poder lo damos nosotros. Nosotros también hacemos que ese poder sea parcial o absoluto.

Google existe (y sigue existiendo) porque los webmasters, los expertos en SEO y los clientes le dimos ese poder.

Nosotros profesionales del SEO nos sometemos a la dictadura de las herramientas que usamos para mejorar el posicionamiento de las páginas de nuestros clientes.

Es más grave todavía. La situación es tan perversa que tenemos que seguir dando de comer a la bestia para que siga creciendo y teniendo más poder.  Google se lo ha montado muy bien. Nos exige que vinculemos nuestros sitios para seguir siendo simpático con nosotros, para seguir queriéndonos.

Con esos vínculos entrantes desde páginas relevantes, hacemos que su trabajo de indexación sea más fácil. Ese trabajo que los motores de búsqueda solían hacer, recoger la información y luego indexárnosla,  ya prácticamente no existe. ¿O sí? Realmente sí, se lo hacemos nosotros. Trabajamos para que Google sea más potente, para que tenga más poder…

Igual que la religión, igual que los políticos.

Luego nos movemos dependiendo de lo que digan ellos, de lo que nos aconsejen.

Hacia un límite en la indexación de contenidos.

De momento Google indexa todo lo que encuentra. Sigue un hilo (un vínculo) y así encuentra todo, aunque sea de otros buscadores. Y ese es el problema, porque al final los demás motores están también a su merced. Es como si Coca-Cola vendiese sus refrescos en envases de Pepsi, y Pepsi no pudiera quejarse porque al menos vende sus envases…

Lo peor de todo es que justamente los políticos (a los que hemos entregado el poder) no hacen prácticamente nada para parar ese monopolio. Cada motor de búsqueda tiene que luchar por sus contenidos y no nutrirse de los de los demás, salvo que el experto en SEO, el webmaster o el propietario de la página lo decidan. ¿Quién puede decidir mejor que soporte necesita nuestro sitio? ¿Qué soporte muestra mejor nuestro sitio web?

Además eso permitiría que por fin decidamos nosotros si castigarlo por no encajar en nuestra estrategia y no al contrario.

¿Qué sería de Google si sólo por estar en la segunda página de los resultados o por estar en contra de su política de indexación, decidiéramos dejar de estar en sus listados?

¿Tendrá algo en contra de Google?

No. Vivo de Google. Gracias a Google pago algunas de mis facturas. Pero la pregunta es: ¿Estamos seguros que Google usa los valores correctos en materia de Marketing? ¿ O pensamos que Google es el nuevo “Key Opinion Leader” en materia de Marketing?

Un artículo de José Luis Arranz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s