Tag Archives: Gastronomía

Marruecos es para los sentidos

17 Sep

Estoy preparando mi viaje desde Málaga a Marruecos. Confieso que estoy nervioso, contento. Estoy disfrutando leyendo sobre todo lo que voy a ver, lo que voy a sentir.

Yo creo que hay viajes con un componente intelectual a los que vas a aprender sobre otra cultura, ver museos, arquitectura… Otros son destinos espirituales, de peregrinaciones, o con otras filosofías de vida. Pero Marruecos es para los sentidos. Disfrutar, sorprenderte, deleitarte con infinidad de sensaciones. Así que voy a tener muy abiertos los cinco sentidos.

La primera visita es a Chaouen, es precioso, y si ves fotos, ¡qué colores tan bonitos! Las fachadas de las casas están pintadas de añil, alfombras naranjas, rojas. En algunas tiendas venden tintes de muchos colores. Ver, ver…

Y para el olfato, un zoco, el de Marrakech. Olores a especias, a pastas, perfumes con notas orientales. La hierbabuena, omnipresente. El cuero, en las babuchas, bolsos, cazadoras. Paseos por jardines con jazmines, naranjos, rosales.

El gusto, ¡mmm…! Y sólo lo estoy imaginando. Me encanta la comida marroquí, las especias, el comino, anís, pimienta, clavo. La mezcla de dulce y salado, los frutos secos. Cus-cus, pastela, harera, y los dulces. Festival para el paladar.

El tacto quizás sea uno de los sentidos del que tenemos menos consciencia. Así que cerraré los ojos para tocar… los tejidos, sedas, cueros, alfombras. Cerámica, orfebrería. Y para comer… los marroquíes comen con las manos, y de esta manera se puede apreciar la textura de los alimentos. Lo haré. Sentiré en la piel, el calor y la arena del Desierto de Erg Chebbi. Me gustaría comprar aceite de argán en Marruecos, su país de origen, un placer para la piel.

Y por último el oído. Sé que oiré al muecín llamar a la oración a los fieles. A los músicos callejeros. El bullicio de la gente en las plazas y zocos. Algarabía.

Llevo una maleta, que espero traer a la vuelta llena de sensaciones.

Anuncios

La comida japonesa patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

19 May

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura de la ONU (UNESCO) incluyó el pasado cuatro de diciembre la comida japonesa o washoku en la lista del Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

El washoku es la cultura culinaria tradicional japonesa, y que se plasma especialmente en la celebración del Año Nuevo. Son un conjunto de platos especiales, entre otros pasteles de arroz, preparados con ingredientes frescos, muy bien decorados, en una vajilla especial para la ocasión y que se comparte con la familia o la comunidad. Cada plato tiene un significado simbólico distinto.

La gastronomía japonesa está basada en el arroz, con él se preparan multitud de elaboraciones y es la base de cualquier comida. Otros ingredientes son las verduras, siempre de temporada. El pescado y el marisco que puede comer crudo finamente fileteado (sashimi) o mezclado con arroz (sushi). También es importante el consumo de algas, tan ricas en oligoelementos, base de sopas y el maki sushi. La soja y sus derivados, entre otros el tofu o la salsa de soja, proveen de una proteína de origen vegetal de alto valor alimenticio. El consumo de carne está hoy muy extendido, pero no formaba parte de la dieta tradicional. La bebida tradicional es el te verde.

Lo que es importante es que los productos sean frescos, de temporada y de la región, por eso los mercados en Japón son importantes.

Uno de los mercados más conocidos de Japón se encuentra en Kyoto, la antigua capital de Japón. Es el mercado Nishiki. Sus orígenes se remontan a la Edad Media y desde entonces ha provisto de excelentes materias primas y productos a la ciudad, por lo cual se lo conoce como “la cocina de Kyoto”. Se encuentra en una estrecha y larga calle en forma de galería cubierta en la que se arremolinan ciento treinta puestos de doble planta. La mayoría de ellos son de alimentación y heredados de padres a hijos durante generaciones.

Destaca este mercado por sus productos locales y su alta especialización. Podemos ver tiendas dedicadas únicamente a arroz, alubias, tofu, té, pescado seco, pescado fresco, encurtidos (tsukemono) o sólo de castañas y muchos más productos prácticamente desconocidos para los ojos occidentales.

Muchos de los establecimientos ofrecen en la segunda planta un espacio para comer sentados, pero es más común degustar un tentempié mientras se sigue de compras.

Savitur, agencia de viajes en Málaga, organiza viajes y vuelos a Japón durante el verano de 2014. Pueden contactar por teléfono en el 95.222.92.20 y por e-mail a grupos@savitur.com.